¿Qué es el Foro Internacional de Víctimas? (25-12-2016)

Estándar

Durante los diálogos de paz de la Habana, al llegar al punto de las víctimas en el año 2014, se vio la necesidad de escuchar la voz de los directamente afectados por el conflicto. Es cuando se convoca, por parte de la mesa de diálogo, el Foro Nacional de Víctimas y los Foros Regionales. El fin era recoger el sentir de los millones de víctimas de la guerra colombiana y tenerlo en cuenta para la redacción de esa parte del acuerdo.

Pero las víctimas que tuvieron que salir de Colombia también tenían mucho que decir y no fueron tenidas en cuenta. A pesar de que “el cálculo de ACNUR eleva a 394.100 las personas de origen colombiano que tienen estatus de refugiados/as en países como Venezuela, Ecuador, Panamá, Estados Unidos o de la Unión Europea. Según este mismo informe, otras 391.000 personas son solicitantes de asilo o se encuentran en situaciones similares al refugio” Datos que nos transmiten en la página web del foro. Sin contar los que han tenido que salir del país de manera forzosa y no solicitaron asilo.

Surgió entonces, de forma espontánea, la iniciativa de realizar un foro internacional que aglutinara a los asilados, exiliados, inmigrantes forzosos y otros colombianos en el exterior que se sintieran directa o indirectamente afectados por el conflicto armado o las diferentes maneras de violencia que se incuban en el país. La idea fue hacer una gran reunión simultánea en varios países, con todas las dificultades logísticas que esto conlleva, pero que al final se pudo realizar con la ayuda de la tecnología y de muchas personas que aportaron desde sus saberes.

Nació para quedarse

A partir de ese gran conversatorio transnacional, nace el Foro Internacional de Víctimas, que se ha afianzado como un espacio de diálogo permanente sobre el tema de la paz. Como dice en su página web: http://www.forointernacionalvictimas.com/ “Nuestro objetivo es recoger las reflexiones y propuestas de la sociedad civil en el extranjero en torno a la paz, y hacer un llamado a todos los colombianos y colombianas que quieran participar, como sujetos activos…” Primero durante las negociaciones y ahora con los futuros pactos con el ELN y en la implementación del actual acuerdo de paz.logo-foro

Entre los principales objetivos está realizar actividades que promuevan la búsqueda de la paz, incidir en las en las políticas públicas de Colombia y de los países de acogida acerca de los temas de reparación, retorno voluntario en condiciones dignas y cualquier tema que ataña a los derechos de las víctimas, asilados, refugiados y de los inmigrantes en general; impulsar la recuperación de la memoria histórica desde la perspectiva de las víctimas. Entre otros.

El Foro Internacional de Víctimas ha estado muy activo con temas como el plebiscito por la paz y la incertidumbre que se produjo a posteriori. Siguen realizando actividades y encuentros como el del pasado noviembre de 2016 en Ginebra, Suiza. Allí surgieron nuevas ideas para implementar como el Ágora Internacional o la Escuela de Paz. En la actualidad están denunciando los asesinatos selectivos de líderes populares, de defensores de los derechos de los menos favorecidos, que se están produciendo después de las firmas del acuerdo de paz por fuerzas oscuras.

 Cómo se organizan

Se suelen reunir los diferentes grupos en sus ciudades, lo hablado o acordado se pone en común entre los coordinadores vía Skype y posteriormente las conclusiones se vuelcan en

foro-personas

Barcelona

la página web. Para el tema de la coordinación, al existir grupos en diferentes ciudades del mundo, la tecnología es el pilar en el que se apoyan. Las plataformas virtuales y las redes sociales son la manera de llegar a más colombianos en el exterior.

 

Si estás interesado en saber más, brindar apoyo o en participar en el Foro Internacional de Víctimas, puedes visitar su web y los siguientes enlaces: https://www.facebook.com/pg/forointernacionaldevictimas Twitter: @DiasporaCol

*Agradezco de manera especial a Nino Andrey Gaviria, colaborador activo del Foro Internacional de Víctimas, por su explicación y aclaraciones para este artículo.

Los colombianos en el exterior seguimos apostando por la paz (25-10-2016)

Estándar

Ya lo dijeron los resultados. A pesar de la poca participación y de la imposibilidad para muchos de inscribir su cédula, en el plebiscito del dos de octubre en el exterior, ganó el SÍ. 54,13 por ciento frente al 45,97 del NO. Reinó la poca participación de los colombianos y la que suele acompañar las votaciones en el exterior. Esta vez fue bastante triste y pudo significar un cambio en el resultado final del plebiscito. Ya que en teoría, podrían haber ejercido su derecho al voto casi 600 mil personas y solo votamos 82.996. En España el panorama fue desastroso, con una participación del diez por ciento, cuando suele ser del quince por ciento en otros procesos electorales.

Activismo

Y no fue por falta de movilización. En los diferentes países donde hay colombianos, se generó un amplio llamado para reforzar el voto por el SÍ. En España y en concreto en Madrid, un grupo grande de personas y entidades se sumaron a la campaña en apoyo de los acuerdos de paz. Un aplauso, un viva y muchos hurras para Comité de Campaña por el Sí en Madrid. Organizaron y siguen planificando programación de diversa índole: pedagogía colombianos-por-el-sisobre los acuerdos de paz, marchas, vigilias y concentraciones desde la iniciativa de “Paz a la Calle”. Se embarcaron también en la alternativa de la vía jurídica para que se respetaran los acuerdos ya firmados, antes de la modificación y aprobación del nuevo acuerdo.

En Madrid, como en otras latitudes, continuó el trabajo. Se siguieron las reuniones del Comité, prácticamente cada semana haciendo el seguimiento de las negociaciones en Colombia y se coordinaron con los eventos que se realizaron en nuestro país. Toda la información de esta actividad en la página de facebook: http://www.facebook.com/sialapazmadrid Cualquier iniciativa que los colombianos en el exterior quieran proponer, son bienvenidas.

Lo que viene

Porque este es un trabajo que continúa, que no se agotó en el plebiscito ni con la firma al acuerdo modificado. La paz no se debe descuidar. En Madrid se sigue con la actividad que debe ser incansable. Aunque vivamos en el exterior, seguimos siendo colombianos y luchando por un país mejor para nuestra familia o incluso para nosotros mismos, si algún día volvemos.

Paz: SÍ o NO. Los Colombianos en el exterior y su participación en el plebiscito (25-08-2016)

Estándar

Ya tenemos fecha para el plebiscito: 2 de octubre de 2016. Ese día será decisivo para el futuro de Colombia. Es cuando los colombianos debemos ir a votar por el SÍ o el NO y refrendar o invalidar los acuerdos de paz firmados en la Habana el pasado 23 de agosto de 2016.

¿Pero sabemos qué es y cómo participar en este plebiscito?

El plebiscito es un mecanismo de participación. Consiste en una consulta que lanza el Presidente de la República al pueblo, que responde mediante el voto. En este caso, Juan Manuel Santos nos preguntará si estamos de acuerdo con los puntos firmados entre el Gobierno y la guerrilla de las FARC, durante las conversaciones en la Habana, para empezar el camino hacia la paz. Debemos responder SÍ o NO. Para que gane el sí, debe estar apoyado por el 13% del censo electoral (aproximadamente 4’500.000 votos). Si hay menos de ese porcentaje no se aprueba el plebiscito, no es válido ni viable.

¿En el exterior podremos votar?las-marcas-de-voto

Los colombianos en el exterior podemos votar si tenemos nuestra cédula inscrita en el país de residencia. Lo sabremos si recordamos dónde votamos en las elecciones pasadas. Si no está seguro, lo puede consultar en el enlace: Registraduría General del Estado

He aquí el gran escollo. Pues muchos colombianos han retornado o se han traslado de lugar de residencia durante los últimos dos años, que es cuando fueron las últimas elecciones. Otros acaban de llegar a sus nuevos destinos en otros países. Y según la ley, ya no se pueden abrir las inscripciones de cédulas, lo cual vulnera nuestro ya pisoteado derecho a la participación y al voto. El artículo 49 de la Ley 1475 de 2011 dice expresamente que una nueva inscripción del documento solamente puede abrirse con un año de antelación a la votación y hasta dos meses antes. Plazos que no se cumplen en este caso.

Exigimos nuestro derecho a la participaciónPROTESTA

Es importante que sepamos que se puso a circular una recogida de firmas a través de la plataforma Change.org, solicitando al Gobierno y a la Registraduría de Colombia que permita la inscripción de cédulas antes del plebiscito. Aunque ya han informado que no es posible, no nos resignamos. En el siguiente enlace puedes firmar la petición (Cualquier colombiano puede firmar, sin importar donde resida): Petición para inscripción de cédulas

Cuando vayas a votar piensa que si gana el NO, se perderían cuatro años de tiempo, esfuerzo y dinero invertidos para lograr acabar con un conflicto de más de cincuenta años y que ha dejado 8 millones de víctimas, 250.000 muertos y miles de desaparecidos. Habría que esperar quién sabe cuántos años para un nuevo proceso de paz.

Si gana el SÍ, no es que se haga la paz de manera automática. Se debe trabajar por ella. Es un comienzo de un camino largo y difícil en el que TODOS los colombianos somos responsables de aportar algo para la consecución de una paz duradera.

¿Tú qué crees que puedes aportar? 

Tus opiniones y comentarios son muy valiosos.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Colombia responde acerca de la Mesa Nacional de la Sociedad Civil para las Migraciones (25-03-2016)

Estándar

En el artículo anterior me interrogaba sobre cómo se conformaría la Mesa Nacional de Sociedad Civil para las Migraciones LA MESA DE LA SOCIEDAD CIVIL EN ASUNTOS DE MIGRACIÓN (25-02-2016). Por esto le envié una serie de preguntas al Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia, para tratar de sacar las respuestas en el último número del periódico Colombia. Como no llegaron a tiempo, se exponen ahora. Es una información muy valiosa para todos los colombianos que vivimos en el exterior y que estamos interesados en participar en los procesos que nos afectan directamente. Copio pues las preguntas y resumo las respuestas recibidas del Ministerio de Asuntos Exteriores de Colombia:

  1. ¿Por qué se demoró tanto la convocatoria para conformar la Mesa Nacional de la Sociedad Civil del Sistema Nacional de Migraciones, si la Ley para el Sistema Nacional de Migraciones fue expedida en 2011?

Ministerio de Relaciones Exteriores: «Es necesario tener en cuenta que anterior a la ley 1465, se expidió el Decreto 1239 de 2003 que crea la Comisión Nacional Intersectorial de Migración (CNIM) como un órgano para la coordinación y orientación en la ejecución de la política migratoria del país». Este órgano debe ser presidido por el Ministro de Relaciones Exteriores, y conformado por los ministros: del Interior y de Justicia, de Defensa Nacional, de la Protección Social, de Comercio, Industria y Turismo; y por los directores: del Departamento Administrativo de Seguridad DAS (que ya no existe), del Departamento Nacional de Planeación, del ICFES, el del ICETEX, y el de Asuntos Consulares y Comunidades Colombianas en el Exterior del Ministerio de Relaciones Exteriores. La cantidad de miembros lo hacen inoperante (nunca se han reunido) y por tanto el Ministerio de Relaciones Exteriores está buscando modificar este decreto y la propia Ley 1465 de 2011 así como el proyecto de ley 073 de 2014. Para propiciarlo, se ha convocado a la sociedad civil y a diferentes sectores para que envíen sus propuestas. (Consultar en el enlace: http://www.colombianosune.com/mesa-nacional-sociedad-civil/proyecto-ley )

  1. ¿Quiénes estaban invitados a la convocatoria inicial del 19 de febrero de 2016 para la conformación de la Mesa? ¿Por qué no se tuvo en cuenta a los colombianos en el exterior?

M.R.E: «Para la primera convocatoria se tuvieron en cuenta los diferentes actores que estipula la ley, incluidos los colombianos en el exterior».

Aquí pregunté que si la reunión era en Bogotá, los colombianos que vivimos en otros países no podríamos haber asistido. A esto me respondieron que se iban a habilitar sistemas de video-conferencia. Pero sobre esta forma de participar no teníamos noticias en las fechas previas a esta reunión.

M.R.E: «Además se amplió el plazo para el envío de mejoras a las propuestas.imagen_como_vamos Por eso, se reprogramó para el 29 de abril y se generaron las mesas de trabajo “diálogos por
Colombia en el exterior”
que tendrán lugar en 9 consulados de Colombia en el Mundo». Más información en el enlace y el video: http://www.colombianosune.com/mesa-sociedad-civil

¿Qué es la Mesa de la Sociedad Civil? (Video de Colombia Nos Une)

  1. ¿Hay algún reglamento para la conformación de dicha Mesa? Por ejemplo: ¿cuántos miembros tendrá? ¿Cómo se elegirán o con qué criterios? ¿Habrá presupuesto para su funcionamiento? ¿Cómo se va a articular la participación en la Mesa de los colombianos en el exterior?

M.R.E: «La propuesta e intención del espacio del 29 de abril es precisamente esa». Se están realizando reuniones preparatorias en diferentes consulados para definir el reglamento. Más información en Madrid: cmadrid@cancilleria.gov.co o angela.zuluaga@cancilleria.gov.co Para otros consulados, escribir al correo: colombianosune@cancilleria.gov.co

imagen_participar

Los colombianos en el exterior podrán enviar sus propuestas, observaciones o modificaciones a la ley en el Consulado cerca de su circunscripción a más tardar el 11 de abril. Esto con el objetivo que sean sintetizadas y sistematizadas. http://www.colombianosune.com/como-participar

Considero muy importante que a los colombianos que residimos fuera de nuestro país se nos esté propiciando estos espacios para debatir y exponer nuestras propuestas. Esperemos que no se queden en el papel como en la mayoría de ocasiones. Los medios de comunicación haremos un seguimiento de los resultados de estas reuniones, de las propuestas finales y estaremos atentos a su puesta en marcha.

Tus comentarios y opiniones son muy importantes.

(Imágenes tomadas de la web de Colombia Nos Une)

Aterrizaje forzoso (25-11-2015)

Estándar

Mi familia y yo nos vinimos muy ilusionados hace tres años. Aunque mi hija de veinte años no quiso regresar con nosotros. Pero claro, no la podíamos obligar. Todo el mundo decía que aquí estaba todo mejor pero fue duro estrellarnos con la realidad. Mi esposo y yo estuvimos buscando trabajo casi un año. Él encontró algo gracias a Dios, aunque no gana mucho. Nos gastamos los ahorros y se nos acabaron las ayudas en España por esperar a ver si la cosa mejoraba, pero nada. Aquí queríamos hacer un préstamo para montar algún negocito pero nos lo negaron en todas partes. Si no es por nuestra gente de aquí… no sé qué hubiéramos hecho.

Es el resumen de la historia de retorno de Amalia López y su familia quienes regresaron a Medellín en el 2012. Y es el drama por el que han pasado o pasan muchos de los retornados.

¿Con qué dificultades se encuentran los que regresan?

maletas

-Falta de oportunidades de empleo. A pesar de la experiencia adquirida en el exterior, se encuentran con barreras como la edad o la pérdida de su red de contactos. Y si el proceso de búsqueda de trabajo se hace largo, puede generar frustración y bajar la autoestima.

-Acceso nulo a los créditos. Los que llevan mucho tiempo por fuera de Colombia y quieren emprender su negocio, no pueden contar con los bancos o cajas pues han perdido el historial crediticio en su propio país. Las entidades financieras les niegan los préstamos por considerarlos de «alto riesgo».

-Adaptación lenta de los menores y jóvenes (incluso de los adultos) a su nuevo entorno. Los miembros de la familia sufren un desarraigo de su medio habitual, lo que puede generar conflictos sicológicos en algunos, sobre todo en los más jóvenes.

-Pérdida de calidad de vida. En Colombia el sistema de salud, de educación, de transporte público, entre otros, funciona a media máquina y a costos muy elevados, en comparación con países como España. La sensación de inseguridad por los altos índices de delincuencia también es una barrera para la adaptación. Los que regresan sienten que retroceden en bienestar, al que ya se habían acostumbrado en el otro país.

-Ser una carga para sus familias. Los que regresan con dificultades económicas recurren a sus allegados que los apoyan mientras se reacomodan. Muchos pasaron de aportar a la economía familiar a ser una carga para ella.

A estas dificultades se suma la falta de ayuda del estado colombiano y su ineficacia en la aplicación de la ley del retorno que tiene como objeto:

Brindar un acompañamiento integral a aquellos colombianos que voluntariamente desean retornar al país.

Palabras que se quedaron en el papel. Por ahora, los retornados cuentan con ellos mismos y su círculo cercano para salir adelante. No hay que olvidar el valor de la trayectoria del migrante. Como dice Samir Puerta, experto en migraciones de la OIM:

Quienes han vivido fuera llegan con dos competencias muy valiosas: ciudadanas, porque han residido en urbes desarrolladas, con valores culturales y de convivencia altos; y laborales, por la experiencia acumulada.

Ojalá que el gobierno colombiano también valorara esto.

NO TE MUERAS EN TIERRAS EXTRANJERAS (25-07-2015)

Estándar

A quien se le haya muerto algún familiar o amigo cercano sabrá lo importante que es verlo por última vez, aunque ya esté sin vida. O por lo menos saber que está ahí, en un cofre cerrado. Es necesario para nuestro proceso de elaboración del duelo. Pero a muchas familias en Colombia se les alarga el suplicio a la espera de los restos de ese ser querido que vivía en el exterior o incluso, nunca lo pueden volver a ver. Se enfrentan a papeleos interminables y a otras dificultades, la primordial es el alto costo de este trámite. Repatriar un cuerpo desde España puede salir por unos ocho mil euros o más. Desde el resto del mundo, los costos varían desde tres mil hasta cincuenta mil dólares, dependiendo del país en el que se produzca el deceso.

¿Y el Estado colombiano cómo ayuda a las familias en este trance?

Para responder a esto, me puse en la tarea de buscar, como si se me acabara de morir un pariente. Consulté en internet las páginas del Consulado de Colombia en Madrid y en las preguntas frecuentes había una: ¿Existe alguna ayuda económica para la repatriación de cadáveres? No me imagino la desorientación que podría sentir un allegado ante la respuesta cortante, escueta y que remarca el NO: «Los gastos que implica la repatriación de un connacional fallecido en el exterior deben ser asumidos por sus familiares, el Ministerio de Relaciones Exteriores NO cuenta con fondos…» En otra parte de la misma web, explican que se realiza la repatriación en casos de muerte por catástrofes naturales (terremotos, tsunamis…) y que ofrecen orientación a las familias. Y rebuscando mucho, encontré que apoyan solo para el envío de las cenizas. Pero es que esto resulta tan barato como enviar un paquete por correo. Y claro, la mayoría de familias prefieren tener el cuerpo con ellos antes de decidir si lo creman o lo entierran.

rosa cementerio

Ahora, si el allegado del difunto quiere hablar con el Consulado de Colombia en Madrid, no podrá, pues en las dos líneas telefónicas habilitadas le va a contestar una máquina. Aunque en ese momento de dolor esta persona lo que necesita es a un experto que le tranquilice, le guíe en medio del caos y le explique los pasos a seguir. Pero lo que se encuentra es una voz fría de grabadora que seguro aumentará su desesperación, impotencia y sensación de desamparo.

Vemos que los objetivos que se traza la Ley 1465 del 29 junio 2011 en la que «se expiden normas para la protección de los colombianos en el exterior», se quedaron en letra mojada. Sobre todo el de «Proponer la implementación de una póliza de seguro integral para la repatriación de los cuerpos de nuestros connacionales fallecidos en el exterior». Bueno, digamos que lo hacen a través de la que llaman Red Vuelve, que es solo un listado de empresas que venden el servicio de repatriación de cadáveres o de pólizas de seguro. O sea que la Cancillería hace de intermediario para que empresas privadas se lucren del dolor ajeno. Envidia nos da cuando vemos que otros países como Ecuador, pagan la totalidad de los gastos de repatriación de sus fallecidos a las familias con bajos recursos.

La única solución

Por el momento, la única alternativa para los colombianos en el exterior y sus parientes, es comprar un seguro de vida que incluya la repatriación. Así les evitaremos muchos dolores de cabeza a los nuestros. La prima anual vale en España entre treinta y cien euros al año, depende de la compañía y de las coberturas que se quieran contratar.

Pensándolo bien, lo mejor es no morirse. O en caso de que no lo puedas evitar, te sugiero que no te mueras en tierras extranjeras, menos si no estás cubierto por un seguro. Pero como la muerte no avisa, es preferible que te hagas un seguro de estos. Por lo menos hasta que el Gobierno colombiano cumpla con lo de «proteger a los colombianos en el exterior». O se apiade de nuestra familia y de nuestros despojos y ayude a cumplir un último deseo: que descansemos en paz en la tierra que nos vio nacer.

Indignación con el programa «Es Tiempo de Volver» para el retorno de los cerebros fugados (25-03-2015)

Estándar

En marzo del 2014, el Gobierno de Santos, a través de Colciencias, lanzó una convocatoria para que investigadores de todas las áreas de la ciencia, formados en las universidades más prestigiosas del mundo, regresaran a Colombia a realizar trabajos de investigación, durante dos años, en sus respectivos campos. A este llamado respondieron alrededor de diez mil profesionales de los que se seleccionaron ciento cuarenta. Este programa llamado «Es tiempo de volver», dejó a muchos tirados en el proceso.

Lo que ofrecía el Gobierno

La idea era incorporar a doscientos investigadores a universidades, centros de investigación, o de desarrollo tecnológico y empresas con estancias posdoctorales. La oferta tenía sus ventajas: una de las dos modalidades ofrecía seis millones de pesos mensuales libres de impuestos durante dos años, seguridad social, seguro de vida, beneficios tributarios, acompañamiento en el retorno, asesoría en la búsqueda de vivienda, exenciones en impuestos para el ingreso de menaje doméstico, gastos de instalación de $10 millones y tiquetes aéreos. También facilidades para comprar casa y vehículo, tarjetas débito y de crédito, afiliación a una caja de compensación familiar y hasta boletas para asistir al próximo Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá. ¿Tanto y tan bueno, sería verdad? Algunos dudaban.

La falta de seriedad de Colciencias

convoc colciencias

Empezaba un calvario para muchos. Los cupos que inicialmente eran doscientos, quedaron en ciento cuarenta. A pesar de que 883 personas cumplieron los requisitos. La respuesta de Colciencias fue que algunas instituciones no encontraron personal adecuado para el puesto ofertado y al final declararon desiertas algunas convocatorias. ¿Entre diez mil profesionales no encontraron a uno adecuado? Muchas de estas convocatorias «desiertas» se cerraron después de las elecciones presidenciales ¿Mera coincidencia?

La publicación de resultados estaba programada para el 6 de agosto de 2014, pero se fue dilatando por cambios en los términos de la convocatoria, y finalmente se hizo en septiembre para la modalidad 2, aquellos Ph.D (posdoctores) que querían vincularse con empresas, y en octubre para la modalidad 1, los que debían presentar un proyecto para ingresar a un grupo de investigación nacional.

Después de que fueran aceptados, muchos empacaron maletas, desmantelaron sus antiguas casas, algunos renunciaron o dejaron de aceptar otros puestos en centros prestigiosos y volvieron a Colombia. Se tuvieron que gastar sus ahorros, estaban desprotegidos de salud y con otras situaciones familiares desesperadas aguardando respuestas. Otros se quedaron en sus antiguos trabajos hasta que Colciencias les confirmara cuándo les harían el contrato y en qué momento iban a empezar a recibir las ayudas prometidas. Casi treinta perjudicados.

«Tan pronto supe que había sido seleccionado presenté mi renuncia en la universidad en la que me desempeñaba como coordinador de investigación en Tanzania y empecé a planear mi viaje a Colombia. Ha sido un camino largo para mi vuelta al país: seis años en Estados Unidos, dos en Sudáfrica y un último año en Tanzania» Decía en enero de 2015 Jesús Orozco en el blog de Las 2Orillas. «Ya son más de cuatro meses desde que Colciencias publicó los resultados finales de su famosa convocatoria “Es Tiempo de Volver”. El mismo tiempo que llevo desempleado».

En una reunión que tuvieron con los perjudicados vía internet, en la que por cierto hubo muchos fallos técnicos, uno de los funcionarios de Colciencias les dijo: «ustedes no están en Disneylandia, tienen que adaptarse a la realidad de Colombia». Según testimonios, los trataron de manera despectiva y les hicieron comentarios de burla.

Al parecer todas las fallas del programa Es tiempo de Volver, fueron producto de la mala planificación, por no cerrar a tiempo los convenios con las diferentes instituciones, por la poca de claridad con las mismas y con los participantes. Querían sacarlo todo antes de las elecciones del año pasado. El presupuesto y los salarios ofrecidos a empresas, organizaciones y a los investigadores, tampoco fueron los que prometieron en un principio y por eso también habían quejas.

Yaneth Giha, la actual directora de Colciencias dice que garantizará los recursos y contratos. Ojalá cumpla.

Esperemos que Santos se tome en serio su propio discurso cuando presentó este programa: «es tiempo de que los colombianos valoremos, de verdad, a nuestras eminencias, a nuestros sabios –porque eso es lo que son–».

Tus opiniones y comentarios son muy valiosos, los espero.