LA REALIDAD LABORAL DE COLOMBIA: SI POR AQUÍ LLUEVE, POR ALLÁ NO ESCAMPA (25-11-2013)

Estándar

anuncio empleo

 Se aguanta hasta el último minuto, pero se agotan las prestaciones y los subsidios. No se pierden las esperanzas de encontrar un trabajito, una ayuda o algo a lo que aferrarse. Pero llega un momento en que ya no se puede seguir adelante y se tiene que tomar la difícil decisión de volver. Por lo menos en Colombia se tiene familia o amigos que pueden brindar una mano al recién llegado mientras se vuelve a acomodar. Es la situación por la que han pasado o están pasando miles de colombianos en la Madre Patria, que ya no acoge a los adoptados como una matrona, si no que expulsa, incluso, a sus propios hijos, como una bruja desalmada. Aquí en España, la famosa crisis no tiene miramientos con nadie, mucho menos con los inmigrantes, uno de los colectivos más perjudicados. Pero ¿y en Colombia, cómo está “el panorama”?

El tigre no es como lo pintan

 Se ha oído decir que Colombia es en estos momentos “una economía emergente” esta afirmación hay que cogerla con pinzas. Se dan cifras halagüeñas en empleo, macro-economía, y crecimiento, pero… ¿Qué tan reales son?

 Según el DANE (Departamento Administrativo Nacional de Estadística), el desempleo está bajando: de casi el 12% en el 2012 al 9% en septiembre de este año. Lo que no nos dicen es cómo sacan esta cifra. Es que echan “en el saco” de “empleados” a los vendedores ambulantes o rebuscadores, a quienes trabajan en el hogar sin remuneración además cuentan como personas en edad de trabajar a los niños/as mayores de 12 años en las ciudades, o de 10 años en zonas rurales. Aunque no sean “trabajadores” en toda regla porque no están empleados por nadie, o son niños. No tienen derecho a la seguridad social, ni tienen las condiciones mínimas, dignas de cualquier trabajador. No pagan tampoco impuestos, por lo que no pueden ser reinvertidos en la sociedad. El Ministerio de Trabajo colombiano reconoce que la informalidad laboral corresponde al 68%, la realidad debe ser mayor. Otra cosa dice la CEPAL, Comisión Económica para América Latina y el Caribe, que está en un 60%, mientras que para la OIT (Organización Internacional del Trabajo) se ubicó cerca de un 80%.

niño vendedor

 Sobre el empleo informal, decía Domingo Tovar, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), en una rueda de prensa por el día del trabajo: “el gobierno descaradamente camufla con estadísticas los índices de desempleo mostrando a esta modalidad de empleo como una actividad formal en la que se prestan todas las garantías. El 68% de la población colombiana económicamente activa está dentro del marco de la informalidad, de un total de ocupados de 23 millones de personas”. Tomando las cifras del Gobierno, se concluye pues, que en realidad están empleadas 7 millones de personas, muchas de ellas en condiciones precarias. Las otras 16 millones se dedican a la economía sumergida o al empleo informal.

 La cuarta economía de Suramérica

 Según los famosos datos de “desempleo” del Gobierno, Colombia se ubica como la cuarta economía después de Brasil, México y Argentina, que son consideradas hoy en día como “economías emergentes”. Pero no sólo somos cuartos en esto, también en índice de economía informal, después de Perú, Bolivia y Paraguay. O sea de vendedores ambulantes, de minutos de celular o de empanadas callejeras y de malabaristas de semáforo, entre otros “empleos”.

 No hay que dejar escapar que Colombia es también el cuarto país en el continente suramericano con el salario mínimo legal vigente más bajo: $589.500, que al cambio a euros son 226. Lo que uno no se explica es ¿cómo puede vivir una persona, ni mucho menos una familia, con esa cantidad pírrica? Eso los más afortunados, porque más de 11 millones y medio de personas cobran menos del salario mínimo, según datos del propio Ministerio de Trabajo.

 En cuanto a garantías laborales, Colombia saca muy mala nota. Para mencionar sólo algunas desventajas comparativas: impensable cobrar un subsidio de desempleo, ni una ayuda cuando se acabe este, como se hace ahora en España. Ni tener acceso a la salud y a prestaciones sociales si no se paga por ellas. La jornada de trabajo normal son 8 horas diarias contando los sábados, o sea 48 horas a la semana y la máxima es de 10 horas diarias y de 60 semanales. Nada que ver con las 40 horas que se trabaja en España. Las vacaciones son de 15 días al año mientras en España se disfruta de 30 días.

 No se trata de desanimar a los que quieren irse, se trata de que no nos dejemos engañar por cifras de crecimiento y prosperidad maquilladas, que sólo pretenden vender una imagen buena para los inversores extranjeros o léase “expoliadores de nuestra riqueza”.

Deja tus opiniones, sugerencias y comentarios o escríbe a claudia@escolombia.es

Anuncios

Un comentario en “LA REALIDAD LABORAL DE COLOMBIA: SI POR AQUÍ LLUEVE, POR ALLÁ NO ESCAMPA (25-11-2013)

  1. jony

    vaya mierda de pais,aunque haya crisis españa es mejor. que colombia ,no esta jeno sino de pobres y sicarios es una realidad y esta hay para el que no la quiera ver. Que coja la puta maleta y vera como le pesa.

    Me gusta

Deja tu opinión o comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s