El fracaso en España del “Programa Retorno Productivo” del Gobierno Colombiano (26-08-2013)

Estándar

Imagen

En vista de que muchos colombianos lo estaban pasando verdaderamente mal por el tema de la crisis española, al Gobierno Colombiano se le ocurrió la brillante idea de hacer un programa para ayudarles a regresar a su querido terruño. Idea que en la teoría suena muy bien, pero que al llevarla a cabo, no cumplió con las expectativas que generó en la gente. La falta de planificación para que el programa se adaptara a la realidad de los colombianos residentes en España, la pésima gestión y desinformación, pasó factura. Como siempre, los perjudicados fueron los trescientos participantes en la iniciativa.

En agosto de 2012, se firmó un convenio de asociación entre el SENA (Servicio Nacional de Aprendizaje) y el Ministerio de Asunto Exteriores, representando a Colombia y por España, el Instituto Cameral para la Creación y Desarrollo de la Empresa (INCYDE), una fundación de las Cámaras de Comercio españolas, con el fin de desarrollar un programa de apoyo al retorno. El monto de la inversión ascendía a 1.849’165.336 de pesos (casi un millón de euros), de los cuales el gobierno colombiano desembolsaría alrededor de mil millones de pesos (cerca de quinientos mil euros), una parte en dinero y otra en especie, o sea en personal y otro tipo de recursos materiales. Todo de nuestros impuestos,  de los bolsillos de los colombianos.

Para atraer a los trescientos “beneficiarios” se hicieron reuniones informativas en varias ciudades de España a las que asistieron más de seiscientas personas, se divulgaron “las ventajas del programa” en los más importantes medios de comunicación de ambos países. Los requisitos eran muy sencillos: la mayoría los cumplía, entre otros, el de tener una idea de negocio en Colombia.  Lo que más llamó la atención y por lo que se inscribieron al programa, fue por la promesa de que el Gobierno Colombiano disponía de dos mil millones de pesos provenientes del “Fondo Emprender” para financiar una gran parte de los planes de negocio que se presentaran y que se consideraran viables.

La hora de la verdad

El INCYDE, entidad española que realizaría la formación, eligió a los participantes que cumplían el perfil y que asistieron religiosamente al curso y a las asesorías presenciales durante tres meses, invirtiendo más de siete horas a la semana, sacrificando tiempo para el trabajo, la familia u otras actividades, retrasando su vuelta y haciendo un esfuerzo económico, muy grande para muchos. Faltando menos de un mes para terminar el proceso, se conoce la convocatoria del “Fondo Emprender” a la que se debía presentar las ideas de los futuros empresarios próximos a retornar. Cuál fue la sorpresa al leer los nuevos requisitos: tener estudios superiores en los últimos cinco años o haber realizado unos cursos específicos en el SENA, entre otros, con lo cual, la mayoría de esos trescientos colombianos se quedaba por fuera del programa. Pero el curso estaba finalizando y ya no había marcha atrás. La falta de organización y la desinformación reinaron desde el inicio. Las dudas, cada vez en aumento, no eran solucionadas, pues según el INCYDE,  en Colombia nadie respondía.

Antes de conocer la dura noticia, muchos de los perjudicados ya habían tomado decisiones trascendentales que afectaron sus vidas y las de sus familias, tales como: regresar a Colombia, sacar a los hijos del colegio, dejar los trabajos y demás. Las ilusiones y esperanzas se diluyeron, las promesas a los familiares en Colombia se quedaron en nada. Como nos cuenta Helver Amezquita: “fui seriamente perjudicado por el programa de retorno porque tenía una empresa en Madrid que cerré para poder participar del programa y ahora estoy, que ni en Colombia ni en España tengo absolutamente ninguna esperanza”.

Lo peor de todo es que el SENA y el Ministerio de Asuntos Exteriores no reconocen sus errores y poco han hecho para dar respuesta a las inquietudes de un grupo de perjudicados que está luchando para que se cumpla lo prometido.

¿Cuándo aprenderemos, señores del Gobierno, a no improvisar y a dejar de hacer programas al margen de las realidades sociales? No se puede jugar con las ilusiones y el dinero de la gente.

Escríbenos, sugiere temas y opina: claudia@escolombia.es

Para ver la edición impresa: http://escolombia.es/I/Portada.pdf página 18

Anuncios

Deja tu opinión o comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s